Cambie al modo oscuro que es más agradable para sus ojos durante la noche.

Cambie al modo de luz que sea más agradable para sus ojos durante el día.

Cambie al modo oscuro que es más agradable para sus ojos durante la noche.

Cambie al modo de luz que sea más agradable para sus ojos durante el día.

¿Qué es la fotofobia?

La fotofobia es una intolerancia a la luminosidad o sensibilidad a la luz. El ojo siente incomodidad cuando recibe un halo de luz en su sistema visual.

Resumen

La fotofobia es una intolerancia a la luminosidad o sensibilidad a la luz. El ojo siente incomodidad cuando recibe un halo de luz en su sistema visual.

Fotofobia

¿Por qué se produce la fotofobia?

La fotofobia o sensibilidad a la luz no está considerada como una enfermedad ocular, sino que es un síntoma de algún posible problema en nuestro sistema visual. 

En el caso de las personas con ojos muy claros es algo frecuente -y no se relaciona con ninguna enfermedad-, ya que sus iris tienen menos pigmentos que les protejan. Ocurre lo mismo con los albinos, que debido a su condición sanitaria también sienten esta sensibilidad excesiva a la luz. En el caso de personas daltónicas pueden padecer fotofobia, aunque no suele revestir gravedad. 

Si esta sensibilidad a la luz le ocurre a cualquier otra persona que no tenga ninguna de las dos condiciones antes mencionadas, la fotofobia puede producirse por las siguientes causas:

  • Consecuencia de un traumatismo: ya sea por un golpe, una complicación de lentillas que haya generado una úlcera o la inclusión de alguna partícula en el ojo.
  • Derivada de patologías oculares: como conjuntivitis, uveítis, etc.
  • Por problemas neurológicos: las personas con migrañas o fuertes cefaleas suelen tener una alta sensibilidad a la luz.
  • Tras una operación de cirugía refractiva: es una de las consecuencias conocidas de las mismas.

¿Qué síntomas produce la fotofobia y cómo corregirlos?

Los síntomas más conocidos son, en primer lugar, la necesidad de cerrar los ojos en cuanto sentimos la incidencia de la luz; además, suele sentirse picor de ojos, enrojecimiento de los mismos, lagrimeo excesivo e incluso visión borrosa. También, en casos muy notables, puede generar mareos, dolor de cabeza y hasta rigidez cervical.

Si la fotofobia no deriva de ninguna patología o enfermedad previa -de las que ya hemos mencionado-, no existe un tratamiento real, sino que tendremos que utilizar gafas de sol para proteger a nuestros ojos. Si se trata de días de gran luminosidad, deberemos utilizar unas gafas con filtro oscuro e incluso las gafas de sol polarizadas, ya que resultarán más cómodas. Si la persona tiene un problema visual y usa gafas en su día a día puede optar por elegir lentes fotocromáticas, dado que se oscurecerán con el impacto de los rayos UV y ayudarán a su ojo a mitigar las molestias.

Y, como siempre, si te interesa todo lo que estás descubriendo, no dejes de bucear por la Wikivisión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Back to Top

Log In

Forgot password?

Forgot password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Log in

Privacy Policy

To use social login you have to agree with the storage and handling of your data by this website. %privacy_policy%

Add to Collection

No Collections

Here you'll find all collections you've created before.

Close